Saltar al contenido

Azpilicueta Reserva 2006 - Un vino rotundo, profundo y brillante.

Azpilicueta, cuyas raíces se remontan a 1881, representa las características tradicionales de los caldos riojanos, cuyo sabor ha triunfado en todo el mundo. Su aplaudido Reserva 2006, es una prueba de ello: un ensamblaje varietal clásico de Rioja, profundo y brillante, y que muestra una vez más la solvencia enológica de la marca.

En nariz se ofrece amplio y potente, mostrando perfecto equilibrio entre las notas frutales aportadas por sus variedades, los aromas cedidos por la madera durante su crianza: vainilla, especias, torrefactos o cacao, y los aromas de reducción que desarrolla en la botella, responsables en gran parte de la complejidad de este vino.

En boca resulta estructurado, untuoso, suave, mostrando de nuevo un gran equilibrio. Muy largo al final, persistente. Posee amplio maridaje, resultando perfecto con embutidos, arroces, verduras, setas, carnes blancas, rojas asadas. Su elección es un acierto con infinidad de platos.

Para la crianza en barrica, utilizan prioritariamente roble americano en el que dominan los toques a vainilla. Con el roble francés se obtienen notas más especiadas. Con la conjunción de ambas, consiguen aromas de gran complejidad: coco, vainilla, especias, tostados...

Durante el proceso, la uva se mueve por gravedad, sin sufrir ningún tipo de presión que pueda alterar el resultado final. Este suave y minucioso proceso de elaboración permite obtener vinos suaves y armónicos, de gran concentración, tanto en nariz como en boca a boca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Ignacio López Sánchez / Bodegas Domecq