Saltar al contenido

De la huerta onubense, los mejores productos para los platos más sabrosos

En Restaurante La Rocina sabemos que para que un plato sea todo un éxito, los ingredientes a usar deben ser lo más frescos posible, y las tierras onubenses ofrecen una frescura y calidad insuperable: verduras, aceites y vinos, carnes ibéricas, caza, pescados, mariscos...  todo lo tenemos a mano para centrarnos en nuestra pasión: cocinar los mejores platos para que puedas degustarlos con placer.

Jamón Ibérico - Fuente: http://alparaiso.com

Además, apostamos por los productos de la tierra, para promocionar la gran calidad que Huelva ofrece y posee, como los vinos de Trigueros o los de la Denominación de Condado de Huelva, el aceite de oliva virgen extra prensado en Almonte que forma parte de la marca de calidad Aceites de Huelva y las deliciosas carnes ibéricas, jamones, embutidos y chacinas de la sierra onubense y que tan de moda están actualmente: cortes como el secreto, la pluma o la presa se han reedescubierto gracias a la exquisitez de sus bocados.

El marisco de Huelva con sus coquinas, chirlas, almejas, su famosa gamba blanca y langostinos tienen un sabor y frescura que no olvidará. Cocidas, a la plancha o fritas, las gambas son una auténtica delicia local que bien merece su fama.

Foto: www.miriamjasso.com

El vino onubense, mejor conocido como  los vinos del “Descubrimiento”,  está ganando terreno a nivel nacional e internacional. Trigueros, La Palma del Condado, Bollullos, Almonte, están siendo conocidos por sus viñedos y los excelentes caldos que salen de esas tierras. Además, el vino producido en Huelva cuenta con el apoyo de la Denominación de Origen Condado de Huelva.

Gracias a que todos nuestros ingredientes son de una frescura máxima, podemos ofrecer platos de calidad total y un sabor que sólo la materia prima de primera es capaz de ofrecer. Descubra la gastronomía local onubense, su estilo, su sabor y enamórese de nuestro buen  hacer culinario. Buen provecho.

 

Del mar, los productos más frescos y beneficiosos

La gastronomía onubense es muy rica y atractiva por la gran variedad de platos y recetas que ofrece a sus visitantes. En ella no puede faltar productos tan típicos, apreciados y saludables como la gamba, el langostino, la chirla, o el choco, entre otros.

Todos estos productos del mar forman parte de la dieta tradicional mediterránea, rica por su gran aporte de proteínas de una alta calidad nutricional, vitaminas y minerales. Además, no podemos olvidar el aporte de ácidos grasos Omega-3, que son muy beneficioso para combatir los riesgos cardiovasculares.

Y es que, son muchas las razones por las que el pescado no puede faltar en una dieta equilibrada y saludable,

¿quieres sabes por qué?

Pescado azul Foto: http://colombia.directodelcampo.com/desctags/Pescado%20azul

- El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3 que ayudan a controlar la presión arterial, mejoran la función cardiaca y reducen el impacto de otros factores de riesgo cardiovascular. Entre el pescado azul podemos destacar las sardinas, la caballa, el salmón o el atún.

- Consumir pescado con frecuencia está asociado a tener menor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares,  del mismo modo que reduce el riesgo de infarto de corazón, de depresión y de demencia senil.

- Para la mujer embarazada o en el periodo de lactancia, así como en los niños, el consumo de pescado es una fuente importante de ácidos grasos y yodo necesarios para el desarrollo del sistema nervioso central.

- Es un alimento de fácil digestión que aporta vitaminas tan importantes como la vitamina A y D, y con un adecuado equilibrio de los distintos nutrientes.

Fuente:www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/pescadoprevencion.htm

Potaje de vigilia: garbanzos, bacalao y espinacas.

Foto: http://fitonutricion.wordpress.com

Una vez finalizados los carnavales, la Semana Santa es la siguiente cita del calendario donde la tradición y el fervor se combinan con la gastronomía típica de la cuaresma. Aquí, los dulces y los pescados, en especial el bacalao, se convierten en los auténticos protagonistas, relegando las carnes, embutidos y chacinas a un standby momentáneo. Es un tiempo en el que se puede degustar una de las mejores y más variadas mesas gastronómicas del país.

La tradición de no comer carne los viernes de cuaresma proviene de lo que se conoce como la “vigilia”.  A modo de penitencia, se ayuna o se hace vigilia durante toda la cuaresma y especialmente el Viernes Santo. Los platos elaborados con carne dan paso a rebozados y deliciosos guisos a base de pescado y en los que verduras y legumbres son los complementos ideales. El bacalao, los garbanzos y las espinacas son los ingredientes estrella de nuestro plato del mes: el tradicional potaje de vigilia.

Bien es cierto que aunque actualmente no se sigue estrictamente esta tradición religiosa, no hay hogar que no incluya en el menú algún potaje de vigilia, buñuelos, croquetas o tortillitas de bacalao, no en vano, el bacalao es el pescado más consumido durante la Semana Santa.

Imprescindibles también son las torrijas de leche o vino y los pestiños de masa fina y mucha miel gracias a su sencilla y económica elaboración y delicioso sabor.

La Semana Santa trae sin duda citas familiares en los que poder degustar de estos platos típicos y que no pierden con el paso de los años. La tradición no solamente se vive en las calles, también se vive en las mesas y ¡de qué manera!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.cocina.facilisimo.com / www.enciclopediadegastronomia.es