Saltar al contenido

Doñana, reserva protegida de España y de Europa

Dunas de Doñana Foto: fotoinexpertos07.blogspot.com

Es el espacio protegido más grande de España y una de las mayores reservas naturales de Europa. Doñana, antiguo coto de caza para la realeza española, es un territorio en la que conviven de forma única la belleza, la vida, la naturaleza y el hombre, siendo declarado Parque Nacional en 1969.

Su extensión de 300,000 hectáreas son un hervidero de vida constante. Aquí coexisten la marisma, las playas dunares y los cotos y cada uno posee su propia flora y fauna: 365 especies de aves, muchas de las cuales están actualmente en peligro de extinción;  50,000 aves invernan en su extensión cada año; hay más de 900 especies de plantas, 27 especies de reptiles, 37 especies de mamíferos no marinos entre los que se encuentra el lince ibérico y mucho más.

Fauna Foto: www.floresyplantas.net

Aquí se pueden observar más de 300 especies diferentes de aves al año, gracias a su situación privilegiada entre dos continente, con el Atlántico frente por frente y la cercanía del Mediterráneo. Al ser un lugar de paso, es posible ver criar e invernar a muchas aves europeas y africanas: flamencos, garzas reales, ánades reales, cigüeñas, grullas, o diversas especies de patos.

La diversidad de mamíferos, al igual que la abundancia de aves y plantas, está representada, además de por el lince ibérico, símbolo característico del lugar, por el ciervo, el jabalí, zorros y libres, sin olvidar a los caballos que pastan la mayor parte del año en las marismas.

Las marismas son quizás la imagen más recurrente de Doñana, ya que posee una panorámica visual tremendamente cambiante. Gracias a ello, es un punto de encuentro de la migración acuática y terrestre europea y africana. “La Vera” es considerada la zona de transición entre el coto y las dunas y donde confluyen las especies de ambos ecosistemas.

La costa de Doñana, gracias a las arenas depositadas por el océano y empujadas hacia el interior por el viento, es un sistema móvil en el que las dunas cobran vida propia. Aquí encontramos 32 kilómetros de playa virgen, protegida por el Parque Nacional y que cambia constantemente por el empuje del viento del Suroeste. Desde la costa atlántica hacia el interior, las dunas se forman, crecen, cambian y avanzan.

Lince Ibérico Foto: www.floresyplantas.net

Conocer Doñana es saber que con cada estación del año se renueva, se vuelve distinta, creando cuatro caras de un mismo lugar. En otoño se inunda la marisma y con las lluvias tempranas, llegan las primeras aves acuáticas invernales; llega la época de celo de los gamos con su “ronca”. En invierno, a principios de enero, se produce la mayor concentración de aves en el Parque; la marisma se convierte en un enorme lago que da cabida a toda clase de patos, gansos y flamencos. A finales de enero tiene lugar el celo del lince. En primavera empieza la desecación de la marisma y muchas aves africanas llegan aquí para criar sus polluelos; el monte blanco florece y tiene lugar el apareamiento de la víbora. En verano, la marisma queda convertida en un secarral de arcilla y se produce la estrategia de adaptación al calor y sequedad propios del verano.

Tanta diversidad concentrada en un único lugar, hace de Doñana un espacio que merece ser descubierto, cuidado y protegido. Su halo de misterio queda intacto incluso con el paso de las hermandades que van en camino hacia la romería de El Rocío. Doñana es arena, marisma y tierra: Doñana, corazón de Huelva y pulmón de España.

Fuente: www.visithuelva.com

 

Una nueva forma de acercarse a El Rocío y al Parque Nacional de Doñana

Tren Aldea Foto:europaress.es

Desde el mes de octubre, la aldea de El Rocío y el Parque Nacional de Doñana ponen a disposición de sus visitantes un tren turístico para ofrecer nuevas vistas del entornos así como disfrutar de un recorrido por este lugar inigualable.

Tren Aldea, que así es como se llama esta iniciativa y que arrancó durante el verano, pretende aumentar las visitas a la Aldea durante todo el año y no sólo durante la festividad de la romería, así como ofrecer un recorrido por lugares desconocidos para el turista.

El Rocío Foto:http://bibliotecaelalgarrobillo.blogspot.com.es

El tren posee una capacidad para 35 personas y cuenta con dos vagones que recorren dos itinerarios diferentes durante toda la semana. El primer recorrido incluye una visita por la Ermita, sus calles y sus plaza; y el segundo por los alrededores y sus lugares más entrañables, como Las Marismas, el Camino de la Saca, el Caño Marín, o El Acebuche. Además, estas visitas se pueden ampliar con un tour por el Parque Nacional de Doñana y una degustación típica rociera, así como un almuerzo con menús concertados.

Su duración está comprendida entre 20 o 90 minutos según el itinerario escogido, que puede aumentar hasta dos horas si éste incluye también la visita al espacio natural. Por otro lado, también ofrece la posibilidad de alquilar el tren para grupos.

fuente: Europa Press